domingo, 6 de marzo de 2016

PRADO DE JUAN RUIZ. SIERRA DE SEGURA. JAÉN.

Si vienes de Segura de la Sierra y no has sucumbido a sus múltiples encantos, lo que te impediría hacer esta ruta que te indico, recuerda que tienes que atravesar el pueblo en dirección a Las Acebeas.
Te encontrarás con un cruce que a la derecha parte hacia Río Madera y Santiago de la Espada, a 0.4 km a la izq. comienza la larga pista que conecta Jaén con Albacete. A 13.5 km se encuentra Prado de Juan Ruiz.
Si tienes un turismo, déjalo aparcado a la altura del inicio del sendero de subida al Calar de la Nava del Espino, por favor, vuelve en otra ocasión y sube a esta bellísima montaña, no lo olvides.
Pronto será primavera y el camino entre elevadas montañas no te defraudará, hay una buena cuesta en descenso hasta el cortijo de Morillas, pero no estás cansado, el paisaje te tiene embriagado.
El sonido de un arroyo te indica que ya queda poco, hasta ahora has visto quejigos, espinos, arces granadinos y muchos pinos laricios, eso sí, enfermos por la procesionaria que sin compasión los desnuda.
La vista se alegra, emociona ver la era de la aldea que te recibe bajo el telón de un paisaje abrumador.
Piérdete entre sus ruinas, intenta buscar detalles, una calle, un horno, restos de pintura azul...
Baja al arroyo, un puente de madera conecta con precariedad las dos orillas, en su sencillez está lo más grande. La fuente con lavadero permanece seca.
Desde allí puedes contemplar las mejores vistas, el prado y las casas  encaramadas en bancales.
Si es cierto que las palabras permanecen en el tiempo, abre tu mente y devuélvele la vida que ha ido perdiendo.
Sabes que falta el sonido de la algarabía de los niños, la trilla describiendo círculos en la era, la piedra rompiendo la cáscara de la nuez....
Volverás porque o bien querrás subir desde aquí a la cumbre del Mentiras o porque algo tuyo se ha quedado en este lugar.





Tras el vivir y el soñar
está lo que más importa:
despertar.



Tengo a mis amigos
en mi soledad;
cuando estoy con ellos
¡qué lejos están!



Tu profecía, poeta.
-Mañana hablarán los mudos:
el corazón y la piedra.



Si vivir es bueno,
es mejor soñar,
y mejor que todo,
madre, despertar.



Hora de mi corazón:
la hora de una esperanza
y una desesperación.



Derpertad, cantores:
acaben los ecos,
empiecen las voces.



¿Siglo nuevo? ¿Todavía
llamea la misma fragua?
¿Corre todavía el agua
por el cauce que tenía?



Para dialogar,
preguntad primero;
después...escuchad.



En el viejo caserío
-¡oh anchas torres con cigüeñas!-
enmudece el son gregario,
y en el campo solitario
suena el agua entre las peñas.



Demos tiempo al tiempo:
para que el vaso rebose
hay que llenarlo primero.



Creí mi hogar apagado,
y revolví la ceniza...
Me quemé la mano.



...Pero yo he visto beber
hasta en los charcos del suelo.
Caprichos tiena la sed.



Buena es el agua y la sed;
buena es la sombra y el sol;
la miel de flor de romero,
la miel de campo sin flor.



Adivina adivinanza,
qué quieren decir la fuente,
el cantarillo y el agua.



Encuentro lo que no busco:
las hojas del toronjil
huelen a limón maduro.



¿Conoces los invisibles
hiladores de los sueños?
Son dos: la verde esperanza
y el torvo miedo.
Apuesta tienen de quien
hile más y más ligero,
ella, su copo dorado;
él, su copo negro.
Con el hilo que nos dan
tejemos, cuando tejemos.



Sentía los cuatros vientos,
en la encrucijada
de su pensamiento.


PROVERBIOS Y CANTARES DE ANTONIO MACHADO.


Diciembre 2015.

2 comentarios:

  1. Bella ruta que permite disfrutar de un paisaje montaraz al tiempo que reflexionar sobre la relación siempre cambiante entre hombre y naturaleza: un discurso sobre el devenir y una evocación sobre los tiempos vivos de las aldeas serranas, hoy casi perdidas. Muchas gracias por dar a conocer tantos rincones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Evocar tiempos pasados más si cabe cuando no nos son desconocidos, es siempre un acierto y una atención hacia nuestros antepasados.
      Debemos aprender de la naturaleza y de ese libro abierto que es lo que nos dejaron, para comprenderlo, nuestros mayores.
      Muchas gracias por tu comentario. Un saludo.

      Eliminar