domingo, 12 de junio de 2016

EL CIELO DE MURO DE BELLÓS. HUESCA.

Me pides que te lleve a Muro de Bellós a sabiendas que tus pies no podrán alcanzar apenas unos pasos, quieres ver la plaza donde de niña podrías haber jugado a la comba, quieres estar dentro de la escuela para oír a los chiquillos repasar la tabla, quieres escuchar misa en Santa María y si no cogéis todos, quedarte en el banco de la entrada.
No podrás llevar flores a las tumbas que habitan allí donde la vista se deshace por  la Peña Montañesa.
Los niños ya no corren por Muro, ni los viejos sentados en la plaza esperan calentarse con los primeros rayos de sol del verano. Las noches en las que la fiesta duraba hasta bien tarde,ya no sabe de nostalgias.
El viento sopla frío en Muro, no hay calor de manos entrelazadas ni siestas junto a  la era ni versos bajo la acacia.
No hay silencios prometidos ni sueños inesperados ni miradas encendidas ni reproches acallados.
Solo hay un pueblo que agoniza alrededor de una bella plaza y una iglesia y una escuela...que quiere volver a ver tus ojos que no descansan.
Me pides que te suba a Muro, y lo haría encantada si volar pudiera. Puedes embarcarte en mi sueño, he de volver porque allí dejé olvidada la visita a su fuente donde aún manaba agua.










        Es primavera en Escalona.




    Este sendero parte de Laspuña pasa por Muro de Bellós y acaba en Boltaña.





                           Alrededor de una hora en continuo ascenso, nos llevará primero a una borda.




                Las bordas son construcciones de dos plantas para guardar el ganado o para almacén.





   Verás una pradera perfectamente enmarcada por elevados árboles que intentan ocultar las montañas.





                     Nunca pierdas el norte, también desde aquí puedes llegar a Santiago.





                            Los mejores caminos son aquellos que el hombre ha tallado con amor.





                                       Ves a lo lejos la iglesia de Muro, te parece que nunca vas a llegar.





                                                             El aire es puro y el paisaje abrumador.




                                     Piensas en este preciso momento que nunca has visto nada igual.




                            La iglesia de Santa María te saluda envuelta en un manto verde.




                              Qué bella entrada, bordas y eras, el sustento de sus gentes.





                            Desde arriba una bella panorámica de las bordas y Casa Suelo.




               Mira, ahora ves que  Casa Ramón se mantiene en pie. Siéntate en su escalera y descansa.





                        Pienso en la navaja y en la mano que tallaron esta inscripción.




                                        Miro hacia arriba y veo muros que jamás cederán.




                                              Las nubes compiten en belleza con las ruinas. el equilibrio es perfecto.





                                                    Qué bonita ventana sobre tejado de pizarra.





                                  Mira ahora los muros que aguantan la plaza y acércate a ella.




                 Pero antes decides dar una vuelta al pueblo.





Y siempre te haces la misma pregunta, ¿por qué abandonar un pueblo con luz?




                       ¿Por qué abandonar un pueblo con vistas maravillosas?





                    ¿Por qué dejar esta plaza en la más absoluta soledad?





                                                 No hay gatos que jueguen a esconderse.





          Y ventanas sin rejas ni cortinas. Vacías de sueños.




              Imagina la escuela al fondo, la primera planta para los niños; la de arriba, para las maestras.




                                  Vas buscando detalles escondidos en puertas y dinteles.




                                            Alacenas que hoy guardan solo un apremiante vacío.





                                                              Puertas desde las que mirar es un atrevimiento.




                                         Dovelas marcadas por el cincel del tiempo perdido.





Aquí tienes tu plaza, con Casa Joaquín como intentando recobrar su anterior vida.




Pero tu quieres ver la iglesia, desprotegida y expoliada. desmembrada y aún así...




                            ...solo piensas en sentarte, hasta que acabe la misa. Aún oyes ecos de plegarias.




                                Con la sencillez de un alumno aplicado, de una artista del pueblo.




                                      Y ves a la madre con amorosas manos sujetar la cabecita de su hijo.




                           Qué daño puede hacer una puerta que solo cierra el paso al olvido.




                                     Te despides de este rincón mágico donde sueñas que aún eres niña.




                                        Y la torre te hace ver lo pequeña que eres.....




                                   ...pero sin campanas que marquen el duelo o que llamen a fiesta.




                                         Has olvidado las flores pero no sus nombres....




                                                        ......y les envidias por lo que ven.





                                          Y recuerdas una estrofa de un poema de Miguel Hernandez:
                                                    ".............aunque mi amado cuerpo bajo la tierra esté,
                                                                     escríbeme a la tierra, que yo te escribiré".




               Y te emocionas como nunca antes lo habías hecho.



             

                               ........Y la chimenea se te queda mirando.



                       


                             Y te vuelves y te reencuentras con tu plaza y con tus gratos recuerdos.



                                 
                 La cruz blanca sobre el monolito, protección, piensas.
        
               

     
                                                Y crees que nunca estarás en una plaza más bonita.





                                Y tienes que ir pensando en marcharte sino te atrapará el recuerdo del pasado.





           El sol engrandece las ruinas.




                   Para llegar siempre hay tiempo, para partir no hay momento.





                                    Desciendes de mi mano, caminas a mi lado.





                                               Disfrutas de los caminos antiguos, de los verdaderos senderos.




              De aquí partían las luces que alumbraban sus noches.




                                                      No hay nada más hermoso sobre esta tierra..........




                                      ........si el cielo existe, ésta debe ser una de sus estaciones.




                      ......o quizás sea el mismo cielo transformado en la esencia de un adiós.



             
   Podrás hacer cientos de fotografías a Muro de Bellós pero nunca podrás atrapar su alma.
                             


                                                    Abril 2015.








14 comentarios:

  1. Gracias a tus pies que transportan los ojos del alma para contemplar los lugares abandonados que yo no puedo visitar. Y gracias a tus comentarios soy capaz de acompañarte en tu imaginación y sentir como los pueblos vuelven a la vida. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco tus palabras y que esta modesta entrada te ayude a viajar con la mente. Un saludo.

      Eliminar
  2. Lo siento, pero me tengo que quitar el sombrero ante tremendo reportaje.
    Me he emocionado. La introducción magistral.
    Me has hecho ver un pueblo muy especial para mí con otros ojos. Me has mostrado su lado más intimo, su lado más triste, el del olvido, el del abandono, el de la soledad, el de las ausencias, el de los que ya no están, el del vandalismo, el de la rapiña.
    Este tono intimista y melancolico que expresas en tus sentimientos hacía este olvidado lugar me reafirma en mi enamoramiento de este pueblo.
    No tuve ocasión de ver el interior de su coqueta iglesia, pero de tu mano he visto lo que esa puerta ahora violentada trataba a duras penas de salvaguardar años atrás: el espacio común que los mureños compartieron los domingos oyendo el sermón del cura de Puyarruego, el lugar donde bautizaron a los nuevos mureños que venían al mundo o el lugar donde despedían a los mureños que habían cumplido su ciclo de vida.
    Te animo a que sigas elaborando estos formidables reportajes.
    Estas poniendo el listón muy alto.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que debe ser imposible que alguien que visite Muro de Bellós no quede conmovido y enamorado de este maravilloso pueblo.Puedo poner ese tono melancólico que imagino debió sentir el último habitante que cerró su puerta para siempre o aquel que habiendo nacido allí, vuelve para comprobar que lo que tanto amó, ahora se derrumba. Pero solo tu eres capaz de convertirnos con tus maravillosos reportajes en uno más de los que allí compartieron sueños y esperanzas.Gracias por tu magnífico comentario. Un saludo.

      Eliminar
  3. Que lugar mas encantador, otro gran trabajo Rosa, me encantan tus reportajes.
    Gracias por mostrarnos con tanto detalle y cariño estos pueblos.

    Un abrazo, sigue así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por tus palabras, por leerme y por dejarte emocionar. Un saludo.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Es triste porque así me sentía cuando lo escribí. Gracias por tu comentario.

      Eliminar
  5. Ayer me emocioné desde Guadalajara, hoy lo hago desde Muro de Bellós, un pueblo donde la belleza supera con creces al olvido. Aunque en mi imaginación sospechaba que sitios tan hermosos debían existir, hoy lo constatan las bellas fotografías de Rosa, acompañadas de unos comentarios que no hacen sino acrecentar el encanto de estos lugares, en los que un día, la vida emergía sin freno y con generosidad. No cabe otra cosa que dejarse arrastrar por la emotividad y por los sentimientos ante el magnífico reportaje que la autora, haciendo gala de su especial sensibilidad, nos ofrece. Hoy he visto a esos niños jugando en la escuela, sus voces, sus risas, también he asistido al bautizo de uno de ellos, y a la algazara y alegría que viene después. He escuchado los cánticos en la iglesia de hombres y mujeres que, tras una semana de intenso y duro trabajo, acuden los domingos a escuchar los salmos. He vuelto a escuchar, por tanto, las campanas de la iglesia que atraen a estas buenas gentes a su interior. He paseado por sendas que me han llevado a parajes maravillosos, donde la belleza se magnifica, y he visto las bordas a rebosar con el grano almacenado, que dará alimento a los habitantes de Muro. Y todo esto ha pasado sin moverme de la silla que ocupo frente al ordenador, donde, fascinado, me dejo llevar una y otra vez por la magia que desprenden estas fotografías y sus textos. Rosa, muchas gracias por estos reportajes conmovedores, y enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es como lo veo yo cuando me pierdo entre sus ruinas. Sabes cuando llegas pero el tiempo se detiene y no hay manera de regresar.Sientes cuando estás allí que formas parte de su existencia, le dotas de vida, le inhalas frescura, lo reconstruyes con la mirada y terminas escuchando no el canto de los pájaros, sino el eco de palabras que se dijeron hace años y que continúan flotando por su plaza.
      Expresas magníficamente lo que yo veo y percibo, creo que deberías animarte e intentar iniciar alguno de estos caminos que muestro. Esa es la intención. Muchas gracias por tu bellísimo comentario. Un abrazo.

      Eliminar
  6. Querida Rosa, una vez más me rindo ante tu capacidad para captar la belleza y compartirla. La delicadeza, sensibilidad y paz que trasmiten tus fotos son un abrazo para el alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De sensibilidades y delicadezas tu entiendes bastante, no solo por tu forma de ser sino por lo que muestras con tus cuadros. Tu comentario es dos veces bien recibido, una por tus palabras y otra por volver a saber de una gran amiga. Muchas gracias Pepi.

      Eliminar
  7. Otro lugar maravilloso que nos muestra esta viajera incansable. Yo, que soy muy práctica, he decido meterme en su mochila y viajar gratis, con el valor añadido, de ver cada lugar y cada paisaje, con una mirada limpia y hermosa y pararme en cada brizna de hierba, y ver en esos pueblos derruidos, ángeles caidos que en otro tiempo protegieron con sus alas a las gentes que los habitaban. ¡Esperando nuestra próxima aventura|

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aún no he conseguido ver un lugar más hermoso que Muro de Bellós. Sería, sin duda, el único que aconsejaría que no fuese visto a través de mis ojos. Hay viajes que no se pueden narrar, es necesario sentirlos.
      Este bellísimo pueblo está al alcance de cualquiera, las veces que haga falta.
      Nunca será tarde para volver a Muro.
      Gracias por su comentario.

      Eliminar