domingo, 8 de mayo de 2016

HACIA LAS MESILLAS. JAÉN.

Me pregunto de qué huyo cuando intento refugiarme en una montaña. Quizás del ruido, del dolor, de la envidia, de preocupaciones, de la desesperanza..
Para refugiarme puede que no sea necesario llegar tan lejos. Pero si mi vida se acabase pronto, lamentaría haberme perdido todos aquellos lugares que por indecisión no tuve el valor de buscar.
Quien nunca ha subido a una montaña,desconoce la esencia de lo inabarcable. Es allí arriba donde los límites se suavizan, donde eres pájaro sin necesidad de volar, donde acabas creciendo junto a la cima, termina tu sensación de ser pequeño y pasas a ser grande durante el instante infinito que debes salvaguardar olvidando lo perecedero de nuestras equivocadas vivencias.
Nunca me ha interesado hacerme la fotografía de rigor en el vértice geodésico, solo seguir con el dedo las cumbres que tenía enfrente.
Si ha sido difícil subir, no es comparable a la decisión de bajar y dejar de admirar lo que nos regala la hermosa vista desde cualquier montaña.
El Almorchón se me resistió, faltaba poco y decidí que había perdido. No lo lamento, desde sus laderas escarpadas tuve frente a mí a La Sagra. Mientras mi hijo subía a la cima,  pude durante un buen rato admirar esta mole de 2.383 m.  que hace un par de años ascendí con tanto miedo y respeto como si fuese la última, desde entonces intento vencer mis temores con pasos firmes, sabiendo de antemano que si he de abandonar, en otro momento podré conseguirlo.
El caserío de Las Mesillas resiste entre paisajes agrestes con el Almorchón a su espalda, con unas vistas privilegiadas, entre huertas abandonadas. Sigue su curso el arroyo amamantado por las aguas que rebosan de la fuente que marca el inicio de un estrecho sendero que nos devuelve a las aldeas habitadas.
Necesito refugiarme entre montañas y sus recónditos cortijos, para buscar la esencia de las pequeñas cosas,  para soñar que soy como el Sr. Cayo en Cureña.




                                            Se inicia esta ruta sin señalizar desde la bonita aldea de La Matea.





                                                                 Cogemos el camino que lleva a Los Atascaderos.




                                                                             El sonido del agua nos acompaña.




                                                   Ascendemos por un camino en mal estado, entre encinas, pinos...




                                                       Vamos ganando altura desde el Barranco de las Hazadillas.




                                                                            Este año ha nevado poco.




                                                                         Siempre el primer encuentro me sorprende.




                                                                       La Sagra y Las Mesillas. Magníficas vistas.




                                                                 Nos alejamos. Al ser ruta circular, volveremos a vernos.




                                                                     El Almorchón (1914 m). Impresionante.




                                                                        Un valle idílico para un primer descanso.




                                                "Los hombres se hacen. Las montañas están hechas".        
                                                                                           Miguel Delibes.




                                                                        Una nueva parada que se agradece.




                                                                                      Aquí decido quedarme.




                                 "Y allí arriba, en la soledad de la cumbre, entre los enhiestos y duros peñascos,
                                                   un silencio divino, un silencio recreador".            
                                                                                         Unamuno.




                                          "Si no subes la montaña no puedes ver el valle".
                                                                                       Proverbio chino.




                                                                                Caminos dibujados entre montañas.




                                                                                La Sagra frente a frente.




                                                "El camino hacia la cima es, como la marcha hacia uno mismo, una
                                                  ruta en solitario".                                Gogna.




                                                   Toca bajar, mientras el sol calienta e intenta vencer al gélido viento.




                                                                        Un paseo entre un ejército pacífico de pinos alineados.




                                                                   Pasamos por un desfiladero a través de un entallado paso.




                                                                                      De nuevo Las Mesillas.




                                                                                               La era al fondo.





                                                                         Entre huertos, nogueras y pinos. Una paz inmensa.




                                                          En el Nomenclator de los pueblos de España de 1863,
                                                          aparece como caserío con 7 edificios.




                                                                                             Detalle de una ventana.




                                                                                              Aún quedan tejas sobre el establo.




                                                                                                  Miremos como miraban ellos.



                                                                 Buenos muros rodean una vivienda que se conserva bien.




                                                                                            La montaña continua, las paredes se vencen.




                                                                                    A la derecha el horno va desmoronándose.





                                                   ¿Cuántas veces esta puerta fue abierta?.





                                                     En verano seguro que las paredes serían repasadas con azulete.
                                                                            Viviendas sencillas y acogedoras.




                                                         No faltaba piedra para edificar.



                                                   
                                                 La noguera, lugar de encuentro bajo la sombra de su gran copa.




                                                                                                   Toca despedida.




                                                                          Una senda estrecha hacia el Barranco de Los Canales.




                                                                  La fuente que regala vida, que resiste como puede.




                                                                                          Lleva buen caudal, sonoro acompañamiento.




                                                                     Me resisto a dejar este bello lugar.




                                                             Delicioso sendero acompañado por variedad de arbustos.




                                                                                     Desemboca en un camino más ancho.




                                            Me encuentro con unas cuevas pero me resulta imposible acceder a ellas.




                                                             El término de Santiago la Espada cuenta con muchas aldeas.




                                           Bellísimo paraje de la fuente del Berral entre Los Teatinos y La Matea.




                                   Una vez finalizada la excursión, nos acercamos a un paraje cercano a Los
                                    Atascaderos, para admirar las enormes nogueras que en linea avanzan hacia
                                                      una bonita cascada.




                                                               Encantador lugar, remanso de paz y agua.




                                                                       Finaliza en la cascada del "Saltaor".
                                                                            Imprescindible la visita.






                                                          Abril 2016.

5 comentarios:

  1. Rosa, muy bonitas tus fotografias, gran trabajo.
    Saludos, sigue así.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por las bonitas fotos.
    No conocía la aldea de mi abuelo:Las Mesillas que mi madre nombraba frecuentemente.
    Los textos y las fotos de tus viajes son muy interesantes. Los voy leyendo poco a poco y me ayudan bastante. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por seguirme. Esta es una de las aldeas más bonitas de Santiago-Pontones, el paisaje que le rodea, la era, la fuente, las viviendas, algunas en buen estado aún, el camino tallado en la roca que te acerca hacia el Almorchón...me trae buenos recuerdos. Un saludo.

      Eliminar
    2. Quisiera añadir que si recuerdas lo que tu madre nombraba acerca de esta aldea, podías dejarlo en un comentario, sería el perfecto epílogo para esta aldea y para recuperar algo de esa memoria perdida que me alegro tanto que aún se mantenga viva. Gracias.

      Eliminar